Certificado-FdB-200x200.jpg

Carla y Ferran, boda soñada en Barcelona

 

 

Como un sueño, pero real. Un lugar soñado, con clima prácticamente ideal y un ambiente de muchas emociones, enorme alegría y tremendo festejo que no podría haber sido mejor. Finalmente llegó mi primera boda en Europa, en tierras catalanas y gracias a la confianza de Carla y Ferran, la recomendación e insistencia de mi amigo Juan, la ayuda inconmensurable de mi novia Luli y el trabajo conjunto de Santi y Carlos. Moltes gràcies a tots!!

 

Salimos con tiempo desde Barcelona hacia Bigues i Riells, para empezar por la tarde con los preparativos en el Hotel Moli de la Torre. Ya el paisaje del camino nos adelantaba lo que nos encontraríamos más tarde y el entusiasmo crecía. En la habitación de Carla no faltaron las risas pero tampoco se disimularon las lágrimas. Junto a Sara Rigola (maquillaje y peinado) acompañó de cerca la madre y más tarde se sumarían los abuelos, el hermano, la cuñada y los primos… imposible aburrirse!

A pocos metros, la habitación de Ferran se sentía con más calma pero repleta de momentos, junto a la abuela, tíos, primos y uno de los padrinos de la boda. Todo bajo la atenta mirada de Santi Gomez, que vino desde Santander para acompañarme en la cobertura, gracias Santi!!

 

En tiempo y forma salimos para Can Ribas de Montbui, una finca de esas que parecen salidas de una película. Y que encima se lucen en su máximo esplendor en ese horario, cuando va cayendo la tarde. Cada detalle perfectamente cuidado para ser un entorno realmente soñado para la ceremonia. Desde el ingreso de los novios ya se dejaron caer algunas lágrimas, que a los pocos minutos se transformaron en sonrisas imposibles de esconder. Todo fue en catalán, pero quienes no somos de estas tierras lo entendimos perfectamente, porque ya el idioma era uno solo, fueron más que palabras…

 

Después de unas fotos para aprovechar el lugar y el mayor momento de cercanía de los novios, partimos al aperitivo que nos ofrecía una vista impresionante como antesala de la fiesta. Sobraban ganas de festejo y se notó, casi no se podían mantener sentados. Ingreso de novios en triciclo, revoleo de servilletas, rock en vivo, discursos y muchos más momentos que hicieron que esta noche no la olviden nunca Carla y Ferran. Y por supuesto, tampoco quienes estuvimos ahí para acompañarlos, desde la tarde hasta poco antes del amanecer…

 

Felicitaciones Carla y Ferran, muchísimas gracias por la confianza y por permitirme ser parte de este momento tan importante para ustedes!!! :)

 

Y por supuesto, agradecimiento más que especial a mi novia Luli por su ayuda previa y durante el evento, no sólo con el aguante y los consejos, sino también con excelentes fotos!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload