miércoles, 19 de noviembre de 2014

Jime + Rama, a su estilo...

Me gusta mucho trabajar con gente como Jime y Rama; se hace todo más fácil y sumamente agradable. Me transmitieron su confianza en todo momento, y eso es fundamental para trabajar cómodamente. 
A Jime la conozco de la época en que trabajábamos juntos (en mi etapa de Marketing), y rápidamente pegué buena onda con Rama desde la primera reunión. Sus palabras fueron clave: “queremos fotos naturales, relajadas… nada demasiado rígido”. 
En el Civil, todos nos sorprendimos por la calidez y claridad del juez, que con sus palabras sumó la gota que faltaba para anticipar las emociones. Una semana después, nos encontramos en Lourdes para la ceremonia, donde se sumaría a ayudarme Caro Aiello (muchas gracias!!). Acá tampoco se ahorraron lágrimas ni miradas cómplices, y no faltó espacio para más de una risa liberadora. 
Toda esa alegría la terminaron de largar (y contagiar) en la fiesta. Estaban los que tenían que estar, y eso se notaba. Hubo tiempo para charlar, compartir, agradecer y por supuesto…. para bailar. Con todos y cada uno, como querían ellos: natural, relajado y nada demasiado rígido…

Muchas felicidades Jime y Rama, mil gracias por toda la confianza!!









































lunes, 17 de noviembre de 2014

Carla + Leandro (Villa Ana)

Pensaron en un casamiento descontracturado, sin protocolo ni formalidades clásicas. Para eso, Carla y Leandro eligieron el lugar que más se ajustaba a lo que querían: Villa Ana.. Y de paso, tuvieron de regalo un clima ideal para disfrutar del enorme jardín desde el mediodía, cuando se sumó Mery Martínez Lotti a ayudarme (muchas gracias!!). Como el Civil había sido en la semana, prepararon para ese domingo una alternativa bien original. El acto estuvo a cargo de Lima Limón (compañía teatral itinerante), que nos hizo reír más de lo esperado con su ingeniosa ceremonia, bien personalizada y acompañada del mejor humor. Pasado el almuerzo, todos quisimos disfrutar de una tarde inmejorable abajo de los enormes árboles que cubren la casona. Por momentos se fue armando el baile adentro, que llegó a su mejor momento entrada la tardecita, con la llegada del cotillón y lo mejor de la música hasta que nos encontró la noche de un día increíble, sin protocolos y con la mejor onda…

Felicidades Carla y Leandro, muchas gracias por todo!!